Horario salat Horarios Salat

Descarga Horario
PDF

Redes Sociales Redes Sociales

Sistema social

Igualdad del Género Humano

Dios creó a la pareja humana para anunciar el comienzo de la vida del género humano en la tierra y todas las personas que hoy habitan este mundo provienen de esta pareja. Por algún tiempo en los estados iniciales, la descendencia de esta pareja permaneció como un grupo único. Tenían una religión y hablaban la misma lengua. Había pequeñas o ninguna diferencia entre ellos. Pero al tiempo que sus números crecieron gradualmente, se extendieron sobre toda la tierra y como resultado natural de su diversificación y crecimiento, se dividieron en varias tribus y nacionalidades. Sus lenguajes se hicieron diferentes; sus modos de vestir variaron y sus maneras de vivir también. Todas estas diferencias son variaciones naturales.

El Islam reconoce estas diferencias y no busca el borrarlas o ignorarlas, sino que afirma que su ventaja consiste en proporcionar el único medio posible para distinguirse uno de otro.

El Islam busca construir una sociedad ideológica y de principios contra las sociedades racistas en el mundo. La base del esfuerzo cooperativo entre los hombres en una sociedad tal, no es el nacimiento de uno, sino un credo y un principio moral. Cualquiera, si cree en Dios como su Dueño y Señor, y acepta la guía de los profetas como la ley de su vida, puede unirse a esta comunidad, ya sea residente en América, en África; ya pertenezca a la raza Semita o a la Aria; ya sea de color negro o de piel blanca; ya hable una lengua europea o árabe. Todos los que se unan a esta comunidad, tendrán los mismos derechos y estatus social.

Nadie sometidos a ningún tipo de distinción racial, nacional o de clase. Nadie será considerado como alto a bajo. No habrá intocables entre ellos; nadie podrá ser manchado porque toque la mano de otro. No habrá impedimentos para ellos en los asuntos de las relaciones matrimoniales; comer y beber o relaciones sociales. Nadie será despreciado como bajo o mezquino a causa de su nacimiento o profesión. Nadie reclamará ningún derecho distinto por virtud de su casta, comunidad o ascendencia.

El mérito del hombre no estribará en sus relaciones familiares o en sus riquezas, sino solo si él es mejor que otros en conducta moral, piedad y rectitud.

Tal orden social, sobrepasando las fronteras geográficas y los límites de raza, color y lengua, puede extenderse en todas las partes del mundo y con sus bases puede ser levantado el edificio de la hermandad universal de los hombres. En esta sociedad ideológica cualquiera que acepta su credo y su patrón moral, puede convertirse en su miembro, poseyendo iguales derechos que el resto. Y para los que no lo acepten, la comunidad está preparada a mantener relaciones de tolerancia y hermandad con ellos y darles todos los derechos humanos básicos. Exactamente del mismo modo si dos grupos de la raza humana, o dos grupos de la gente viviendo en el mismo país, difieren en sus creencias fundamentales y principios en ideología, su orden social ciertamente también diferirá uno del otro, a pesar de que continuarán compartiendo los lazos comunes de humanidad. De aquí que la sociedad Islámica ofrezca a las sociedades y grupos no-Musulmanes los máximos derechos sociales y culturales que puedan posiblemente ser concertados en las bases de los vínculos comunes de la humanidad.

La Institución de la Familia

La institución principal y fundamental de la sociedad humana, es la unidad de la familia. Una familia es establecida por la unión de un hombre y una mujer, y su contacto trae la existencia de una nueva generación.

La familia es la institución a través de la cual una generación prepara a la generación que la reemplazará para el servicio de la humanidad y para el desempeño de sus obligaciones sociales con devoción, sinceridad y entusiasmo. Cada generación desea diligentemente que quienes tengan que reemplazarlos en el futuro sean mejores que ellos. A este respecto la familia puede ser verdaderamente llamada la fuente principal del progreso, el desarrollo, la prosperidad y la fortaleza de la civilización humana en la tierra. De aquí que entre los problemas sociales, Islam le dedique mucha atención a la familia y se esfuerce por establecer esta importante unidad social en los cimientos más sanos y fuertes.

Sexo con libre licencia y comportamiento irresponsable no son tolerados por el Islam como meros pasatiempos o liberaciones ordinarias, son actos que hieren las mismas raíces de la sociedad humana.

De aquí que el Islam tenga toda forma de relación sexual extra-matrimonial como pecaminosa y prohibida (Haram) y lo tome como un crimen por la ley. Prescribe severos castigos por la ofensa, de modo que tal comportamiento social, no llegue a hacerse común. El objetivo es proteger y fortalecer la institución de la familia. El Islam pide de cada joven que tome a su tiempo, sobre sí mismo las responsabilidades sociales de la vida matrimonial, justo como hicieron sus padres en su momento. El Islam no considera el ascetismo y el celibato perpetuo como virtud en absoluto, es más lo ve como aberración y un apartarse de la verdadera naturaleza del hombre y como acto de revuelta contra el plan Divino. La intención del Islam, es que el matrimonio pueda llegar a ser fácil y la fornicación la cosa más difícil en la sociedad, y no viceversa como lo es en la mayoría de las sociedades de hoy. Por eso se excluye a unos pocos de familiares cercanos específicos de contraer matrimonio entre ellos, y ha legalizado las relaciones maritales con todos los demás amigos y parientes. Ha quitado toda distinción de casta y comunidad y permitido el matrimonio de cualquier Musulmán con cualquier otro musulmán. Ha ordenado que las cantidades de «mehr» (dote) deban estar fijados en un número bajo y fácil cuya carga pueda ser
 sobrellevada por ambas partes y ha prescindido de la necesidad de curas y oficios de registro obligatorio.

En una sociedad Islámica, el matrimonio es una ceremonia tan lisa y llana que puede ser realizada en cualquier sitio entre dos testigos, si bien es esencial que los procedimientos no sean mantenidos en secreto. La idea es que la sociedad sepa que la pareja ahora va a vivir una vida matrimonial.

Dentro de la familia misma el Islam le ha asignado al hombre una posición de autoridad pare que él pueda mantener el orden y la disciplina como jefe de la casa.

Y se espera de la esposa obedecer y cuidar del confort y bienestar de su marido y resto de la familia. De los hijos se espera un buen comportamiento en consecuencia con sus padres.

El Islam no favorece un sistema de familia suelto y desunido que esté desprovisto de toda autoridad, control y discipliae y en el que alguien no esté señalado como responsable de la conducta y el comportamiento apropiado de sus miembros.

La disciplina solo puede ser mantenida a través de una autoridad central y a la vista del Islam la posición del padre en la familia es tal, que le hace la persona más apropiada pare asumir esta responsabilidad. Pero esto no significa que el hombre se convierta en un tirano que tiene apresada a la familia y a la mujer como si fuera un mueble abandonado. De acuerdo con el Islam el espíritu verdadero de la vida marital es amor, compresión y respeto mutuo. Si a la mujer le ha sido pedido obedecer al marido, éste ha sido llamado a ejercitar sus obligaciones para la felicidad de la familia, y a tratar a la esposa con amor, afecto y dulzura. El Islam hace el vínculo marital fuerte, y sólo aspira a mantenerlo intacto, siempre que esté fundado en la dulzura del amor o al menos que exista la posibilidad de un compañerismo duradero. Cuando esta posibilidad muere, le da al hombre el derecho de divorcio y a la mujer el derecho de la separación, y bajo ciertas condiciones donde la vida matrimonial ha llegado a ser una fuente de miseria o molestia. Entonces de da a las cortes de justicia Islámica la autoridad de anular el matrimonio.

En muchos lugares en el Corán es ordenado el buen trato de «Zuwil Qurba» a los parientes cercanos. En las tradiciones del Profeta (PyB), el buen trato con los parientes «Silah Rehmi» ha sido entapizado y contado entre las más altas virtudes. Una persona que trata con deshonestidad a sus parientes o los trata de un modo indiferente, está vista por el Islam con gran desaprobación. Pero esto no significa que sea una virtud Islámica ser parcial o indebidamente benigno para con los parientes. El trato justo con los parientes es ordenado por el Islam, pero debe ser del patrimonio personal dentro de los límites de la justicia y el juego limpio.

Siguiendo a los parientes, vienen los vecinos. El Corán los ha dividido en tres categorías:

1°. Un vecino que es también un pariente

2°. Un vecino ajeno

3°.
Un vecino temporal o casual con el que uno tuvo ocasión de vivir o viajar por algún tiempo.

Todos ellos merecen el sentimiento de afecto por el compañero, cortesía y trato justo. El Profeta (PyB) dijo que los derechos del vecino le fueron tan sobrecogedoramente aclarados por el ángel Gabriel (PyB) que comprendió que los vecinos puedan llegar a compartir la propia herencia. En otra tradición, el Profeta (PyB)dijo que una persona que tiene una buena comida mientras que su vecino está hambriento no posee fe en el Islam

Manda que ellos deben establecer relaciones sociales en las que uno pueda depender de otro y pueda considerar su vida, honor y propiedad, seguro entre sus vecinos. 

«No penséis mal unos de otros, ni indaguéis en los asuntos de otros, ni os provoquéis unos contra otros. Aparatos del odio mutuo y de la desconfianza. No os opongáis unos a otros innecesariamente. Permanece siempre como esclavos y súbditos de Allah y vivir la vida como hermanos entre vosotros

«Elige para otros lo que tú elijas pare ti

Estos son algunos de los valores sociales que el Islam afirma establece y quiere ver salvaguardados en la sociedad humana.

 Fuente: Esta es una versión modificada y no autorizada de la traducción original. ISLAM UN MODO DE VIDA publicado por: International Islamic Federation of Student Organizations  (P. O. Box 8631 Salimiah – Kuwait)



 

Los nombres de Allah

Canal youtube YOUTUBE

Islam Hoy

islamhoy