Horario salat Horarios Salat

Descarga Horario
PDF

Redes Sociales Redes Sociales

Duas

دعاء duá du‘â’: 

(plur. ad‘iya),invocación, llamamiento, ruego, expresión de voluntad del musulmán ante Allah.

El du‘â’ pertenece al “universo de la Orden” (‘âlam al-amr). No hay orden sino la de Allah. Es con el du‘â’ como Allah hace salir de la nada las cosas, seres o circunstancias, usándolos de instrumentos. El du‘â’ es una orden dada al universo y su eficacia depende del creador y reside en nuestro corazón.

La súplica o invocación representa la relación personal entre el hombre y Dios.

Normalmente el ser humano no pone su corazón, al hacer una súplica a Dios, a menos que realmente se halle ante una calamidad o sufrimiento. El du'a nos lleva al recuerdo de Dios y hace que nuestro corazón se llene de humildad y sumisión en esos momentos. Esta actitud interior es una condición indispensable para que Allah escuche nuestra súplica.

En el momento de la súplica, el hombre expresa la impotencia humana y su dependencia. El hombre suplica cuando renuncia a sus deseos, haciéndose consciente de su limitada fuerza y poder.

Él se vuelve a Dios, con entera confianza en Él, éste es el signo de la sumisión. Otras de las condiciones para una correcta actitud interna del suplicante es el fervor o anhelo, incondicionalidad en la súplica y sincera esperanza en la respuesta de Dios. Ello expresa una completa confianza y el pensar bien de nuestro creador. Esto significa  tener fe en que Dios tiene el poder sobre todas las cosas y que responde a las súplicas incluso a la peor de las criaturas.

La pureza del corazón y el arrepentimiento de los pecados están entre las diez condiciones del suplicante. Esta pureza interior es la causa directa de la respuesta divina o la ocasión a través de la cual la respuesta divina tiene lugar. Esto no contradice las condiciones previas de esperanza y fervor en el du'a. La verdadera esperanza viene solamente después de  que el suplicante ha hecho todo lo posible.

Todas estas condiciones expresan la abnegación, sometimiento e impotencia, así como la Omnipotencia de Dios, y consecuentemente el completo sometimiento y dependencia del hombre a Él.  Mediante la práctica podemos ir incorporando gradualmente a nuestra naturaleza las diez condiciones: humildad, sumisión, sometimiento (de la voluntad),  conciencia de nuestras limitaciones, fervor, temor de Dios, esperanza, incondicionalidad, fe y confianza.

Cuando Dios nos recomienda que le hagamos du'as para pedir perdón, para pedirle que nos proteja de cometer pecados, para pedirle que nos ayude a adquirir virtudes y mejorar nuestro carácter, a través del simple hecho de hacerlo, ya estamos favoreciendo a que haya un cambio en nuestro interior; pues la súplica produce humildad y sometimiento.

Si el du'a es tan vital para la vida interior del corazón humano, es mejor hacer du'as tantas veces como nos sea posible, para cada ocasión de nuestra vida diaria, sin esperar a que nos ocurra una calamidad, enfermedad, o tengamos una necesidad real. Podemos hacer súplicas para una felicidad futura en este mundo y en el otro y para que Dios nos preserve del mal.

Muchas oraciones hermosas han sido transmitidas con este propósito por el noble Profeta (BP) y los santos Imames (P) y existen muchas razones para hacer uso de esas oraciones que nos han sido transmitidas. La primera razón es que ellas suponen ser particularmente eficaces por su conexión con hombres santos e impecables. La segunda razón es que el usar modelos de oraciones o súplicas transmitidas por los expertos, el suplicante puede aprender cómo hacer una súplica en una manera correcta (en su forma externa), y así aprende también la apropiada actitud interna en su relación con Dios.

Además de que puede ser una espontánea manifestación de emociones, la súplica es una forma de mantenerse en el recuerdo de Dios.

Extraído del libro Al-Ghazali, invocations & supplications (Kitab al-adhkar wa'l-da'awat)) Traducción: A.Gómiz.

 

 

Los nombres de Allah

Canal youtube YOUTUBE

Islam Hoy

islamhoy